22 de noviembre de 2012

No me olvides

Se lo dijo una vez más, sin secarse las lágrimas que cubrían sus hermosos ojos, clavados en los de su amado. Ella, no partiría a ninguna parte; él tampoco. No se separarían por un tiempo, ni sería presos de la distancia. Aún así, ella se lo volvió a decir: "No me olvides".